Oriol Balaguer

Emocionar a través de la gastronomía dulce

Nací pastelero y me apasiona el trabajo que hago y a lo que me dedico desde hace más de veinticinco años. Entrar  en el obrador me sigue pareciendo un reto y tener la oportunidad de aprender supone un estimulo, un motor. Por eso me dedico a la gastronomía. Esa exigencia de avanzar es pura motivación.

En nuestra casa valoramos la creatividad, la calidad, la excelencia y el trabajo en equipo. Cada día estamos abiertos a nuevas experiencias, a conocer a personas que suman talento, a trabajar y probar nuevos productos.

Somos creativos. Nos gusta la creatividad y la innovación para diseñar un postre con texturas, un chocolate o un buen croissant, porque es tan compleja una cosa como la otra.

Ahora, en la Duquesita hacemos una nueva carta en la que se aprecia nuestra forma de entender la repostería y en la que hemos puesto horas, ganas y pasión. Es una carta que evoluciona día a día y está llena de sabores pero que, sobre todo, quiere ser fiel a la tradición de una marca centenaria.

Siempre he pensado que llegar a emocionar con alguno de los postres que elaboramos es lo más difícil de nuestro trabajo. Y ese es el principal objetivo. Simplemente emocionar con nuestra gastronomía dulce.

Oriol Balaguer

La Duquesita

Uno de nuestros principales postres toma el nombre de la marca: La Duquesita.

Son diferentes texturas de chocolate y se presenta en dos versiones, tarta y postre individual.

foto_home_productos_02

Sabores tradicionales y también nuevos sabores como el postre Caribe, bizcocho de albahaca, interior de vainilla, mousse de mango y fruta de la pasión.

La Duquesita

Cada día elaboramos en nuestro obrador croissants de mantequilla y también de almendras, praliné y turrón.

En 2014 recibieron el premio al mejor croissant artesano de España.